Luis Larrodera afronta su segundo año como director del Festival, con una edición que mantiene sus proyecciones, con un aforo más reducido, y una apuesta por el cine español.