El documental repasa la trayectoria vital y profesional del realizador de cine y televisión. En él intervienen personajes como Mayra Gómez Kemp, Luis Larrodera, Alex de la Iglesia, Juan Antonio Bayona o Miriam Díaz-Aroca, que ponen en valor el nombre y la obra de uno de los profesionales “imprescindibles” de la historia de la televisión.

Hace menos de una semana, tuve la suerte de ver este documental en el pre-estreno que organizó TVE. Al terminar la proyección, una larga -muy larga- ovación de TODOS los asistentes, premiaba con aplausos el extraordinario trabajo de Carlos Muriana y Marisa Paniagua.

Ellos consiguen que conozcamos más al genio, al creador, a aquel niño que creció pensando “que nunca llegaría a nada en la vida”. Carlos y Marisa han realizado esta joya desde el cariño, la admiración y el respeto que tienen por “el jefe”, y eso se nota en cada plano. 

Los que trabajamos en  televisión (y me atrevería a decir que el público también) sabemos que la figura de Chicho es imprescindible; sin duda alguna, este documental también.

Felicidades a los dos, y gracias.

Luis Larrodera

Chicho Ibáñez Serrador: Historias para recordar

En dos palabras coinciden los que quieren a Chicho Ibáñez Serrador a la hora de definirlo: “genio” y “maestro”. Así se ha demostrado durante la presentación del documental Historias para recordar, con el que RTVE le rinde homenaje cuando se cumplen 45 años de su concurso Un, dos tres…

Para algunos de sus más estrechos colaboradores, como Mayra Gómez Kemp, Chicho es “un genio malcriado” con el que trabajar era como “ir a la universidad, hacer un máster y un doctorado”; para otros muchos, como Luis Larrodera, un “maestro” que “lleva esa palabra por méritos propios”. Con ellos coinciden coincide Emma Ozores, que habla de “genialidad” cuando se refiere al realizador que le dio una gran oportunidad como cómica; o Miriam Díaz Aroca, que lo considera “un provocador de emociones”.

Ellos son solo algunos de los rostros conocidos que pasaron por la Cineteca de Matadero Madrid para el preestreno de estas Historias para recordar, que evoca la carrera de este realizador y cineasta nacido en Uruguay y que está marcado en la memoria por dos programas en especial, Un, dos,tres e Historias para no dormir. Tras esos 45 años del concurso y diez etapas, entre 1972 y 2004, todavía se recuerda el Un, dos, tres como un espacio emblemático que logró lo que muy pocos ha conseguido después: reunir a toda una familia en torno al televisor y hacer disfrutar de la mano de unos presentadores carismáticos, unas simpáticas azafatas, humoristas, cantantes y una ya nostálgica calabaza, Ruperta.

Dirigido por Marisa Paniagua y Carlos Muriana, el documental de Imprescindibles recoge testimonios de familiares, compañeros y amigos del realizador que muestran su lado más personal, ese que no se separó del profesional que todo el mundo conoce. Algunas de las declaraciones más reveladoras en ese plano las aporta al relato Alejandro Ibáñez, hijo del protagonista, que también ha asistido a la presentación y que asegura sentirse cada día “más orgulloso” de ser hijo de Ibáñez Serrador.

En Historias para recordar hueco para los éxitos cinematográficos de Chicho, que, con solo dos películas, La Residencia (1969) y ¿Quién puede matar a un niño? (1976)- ha conseguido el título de “referente”. O eso creen los cineastas Alex de la Iglesia y Juan Antonio Bayona, que aparecen en varias ocasiones en el documental para subrayar la relevancia del homenajeado en el mundo del cine español. Para el primero, Ibáñez Serrador es “un precursor” y, para el segundo, alguien que, con “un lenguaje exquisito”, que ha influido a la generación más internacional de directores españoles.

Imprescindiblesa la carta.

De izquierda a derecha: Gonzalo Cercós, montador del documental; Ana Peláez, directora de ‘Imprescindibles’; Carlos Muriana, director del documental; Juan Manuel Hidalgo, director de La 2; Marisa Paniagua, directora del documental; y Alejandro Ibáñez